www.rn-consulting.net

Neuroproductividad desde casa: cómo aprovechar tu tiempo.

Cuando nos dijeron que debíamos trabajar desde casa, que ya no podíamos salir a visitar clientes, que nuestra rutina cambiaría de un día para otro, lo primero que me pregunté fue ¿Cuál sería mi espacio de trabajo? Busqué un espacio en la sala, y coloqué mi computadora, agenda, cuaderno y bolígrafo: todo listo para arrancar. A los días entre las interrupciones por mis hijos, la cercanía del televisor, la cocina y el espacio abierto no me dejaban trabajar. Luego se me ocurrió trasladarme a otro espacio: mi cuarto. Colocamos un escritorio y al tener la posibilidad de cerrar la puerta me ayudó a tener reuniones en privacidad además del respeto del tiempo por parte de los miembros de la familia. La rutina

¿Cómo sería esta nueva rutina estando en casa, combinando mi rol de madre, ama de casa, esposa y profesional? ¿Cómo combinar todos estos sombreros y no morir en el intento?
Lo primero era concentrarme en mis deberes de trabajo, los entregables, crear una lista de todas las tareas que debía realizar desde casa, las comunicaciones, correos, reportes y demás. Un plan mensual con todas las cosas que debía hacer, colocando los recursos que necesitaba. 
Ahora los niños ¿Qué harán estos días?
Luego de una semana sin horarios, adaptándose a los cambios en el hogar, a no ir al colegio, a tener a sus padres en casa, el no poder jugar futbol en el parque, no ver a sus amigos y no salir del apto, creamos un horario con tiempos definidos para leer, jugar, hacer clases de ingles, ver tv y para buscar en youtube algo que me gustaría aprender (te sorprenderá todo los “do it you self” que hay para niños de todas la edades).  Esto nos ayudó a crear responsabilidades, una rutina y no tener que responder la pregunta de siempre: ¿qué puedo hacer? Esto les dio la seguridad que todo está bien y mis papás están acá conmigo viviendo el proceso. 
Vamos a profundizar en la rutina para ser mas productivos:
Lo primero es crear el calendario de la semana con el detalle de cada una de las horas. Escribe en él todas las actividades que tienes desde que despiertas: agradecer, hacer ejercicios, meditar, desayunar, trabajar, estudiar, leer, preparar comidas, el tiempo para compartir con los miembros de la familia, comer y dormir (sin olvidar la ducha).
El calendario te ayudará a tener una estructura, a organizar tu día, a que las horas tengan un sentido, a que te sientas bien y tengas tiempo para todo lo que quieres hacer. 
Paso 1. Empieza por tu espacio: busca un sitio agradable que te de energía y calma a la vez, que te permita trabajar en lo que tu deseas, con la comodidad y el gozo de disfrutar ese espacio. 
Paso 2. Ordena tus ideas y haz tu calendario.
 
Espero que estos dos sencillos pasos te funcionen tan bien como me han funcionado a mí. 
 
Ingrid Noguera
 
NOTA: este post fue publicado originalmente el 27 de abril de 2020.